Si yo fuera griego…

Si yo fuera griego y además empresario, lo tendría claro. Mi negocio tendría un futuro muy negro dentro de la Eurozona con una economía salvajemente recesiva. Con unos impuestos crecientes que pretenden la recaudación desesperada y un consumo colapsándose, mis ventas y posibilidades de supervivencia serían nulas. Y si mi negocio tuviese la capacidad de exportar, tampoco podría soportar hacerlo con un euro tan caro como el actual, ya que mi competitividad estaría y estará por los suelos en un entorno de cambio de divisas que sólo la productividad alemana soportará.

Si en lugar de empresario fuese trabajador por cuenta ajena, mi panorama personal no sería mucho mejor, ya que mi futuro y el bienestar de mi familia dependerían absolutamente de un sueldo que iría ligado a la supervivencia futura de la empresa para la que trabajase. Por lo tanto, como empleado, mi futuro tendría los mismos nubarrones que la empresa que me pagase el sueldo, si es que aún lo pudiese hacer a corto o medio plazo, en un escenario como el propuesto a Grecia dentro de la Eurozona.

Si no fuese ni empresario ni trabajador por cuenta ajena, sino empleado Público griego, la cosa cambiaría sustancialmente, al menos desde mi mentalidad funcionaria. Sin embargo, los recortes expeditivos que el mantenimiento del país en la Eurozona exigirían, no augurarían nada bueno a la “seguridad” de mi puesto de trabajo, ni mucho menos al mantenimiento de mis condiciones económicas laborales. No obstante, siendo funcionario, me daría especial vértigo un cambio tan radical en la economía y los estamentos del país como la salida del Euro.

A pesar de estos análisis iniciales, no debemos olvidar que salir de la Eurozona y volver a imprimir ilimitadamente cuantos Dracmas (o nuevos Dracmas) fueran necesarios, tiene también sus incertidumbres, y muchas. Para empezar, la portavoz de la Comisión Europea, Karolina Kottova ya manifestó que “El Tratado no prevé una salida de la zona del euro sin una salida de la Unión Europea (UE); ésa es la situación actual”. Y de ahí a que se tomen represalias comerciales para evitar que haga su agosto la economía helena con su nuevo y flamante devaluado Dracma, va un paso. De hecho la UE no tendría más que seguir los pasos de las quotas que en diversos países se han venido imponiendo a exportadores deshonestos como China. Por tanto Grecia podría ver como la UE en bloque, y su capacidad de influencia para que otros países le sigan, pueden boicotear los productos griegos como represalia a un impago de deuda alevoso que además habría generado un caos financiero que sólo Alemania podría controlar a base firmar cheques del BCE.

Pero como todas estas consideraciones quedan muy lejos de las preocupaciones de la población griega en general, habría sido más que complejo convencer a los votantes del cancelado referendum de que se quisieran mantener dentro de la moneda única. Porque esa es la senda del sacrificio extremo y del camino hacia una larga y agónica depresión de sus empresas y de la calidad de vida de su población en general.

A Grecia le espera un futuro muy negro y muy incierto, dentro y fuera de la Eurozona respectivamente. Pero para la mayoría de famílias trabajadoras y empresarias, la incerteza de la vuelta al Dracma quizá sea más aceptable que la certeza de largas penurias económicas. Y mientras Alemania siga impidiendo que la máquina de fabricar euros imprima a destajo, el Euro seguirá ejerciendo de pardillo contra el que el resto de divisas con problemas tratan de devaluarse para conseguir competitividad. Y con una moneda única en los niveles de cotización actuales, tan sólo economías como la alemana y demás menores del norte de Europa, podrán subsistir. Porque no nos engañemos, la esencia de los problemas a los que se enfrenta Grecia, es la misma con la que debe lidiar el resto de la periferia, aunque en estados menos avanzados de putrefacción.

El panorama para los PIIGS es por tanto muy negativo en cualquiera de los escenarios que se pueden presentar en el futuro próximo y que hoy mismo tiene ya Grecia sobre la mesa. Y si yo fuera griego…? Pues de lo que sí estoy seguro es de que me avergonzaría profundamente del comportamiento de mi gobierno y parlamento. Pero el mundo asiste amodorrado (cuando debería estar atónito e indignado) a la utilización del riesgo de colapso financiero de toda la UE y demás países desarrollados, como arma arrojadiza en la lucha por el poder en Grecia. En este lamentable proceso en el que las miserias quedan al descubierto, se están rompiendo demasiadas cosas además de la abismal divergencia económica creciente. Y la voluntad de una UE que pretendía avanzar hacia un sentimiento europeísta común, quizá tenga que cicatrizar heridas demasiado profundas. Porque las barreras económicas y la bajeza moral de diversos dirigentes, están uniendo sus fuerzas para centrifugar un Viejo Continente que parece condenado a revivir conflictos que creíamos ya parte de la Historia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Share

3 responses to “Si yo fuera griego…”

  1. JMiguel

    Estaría bien comentar que problemas son los de la periferia con un Euro fuerte, cosa que más o menos está clara, porque no se devalua el Euro,etc.

    Lo demás es un poco narrativo, está bien el artículo pero no aporta nada especialmente. No solo los griegos tienen problemas, aquí sin crisis el nivel adquisitivo había bajado mucho y hay gente con títulos cobrando 1000€, incluso doctores cobrando sueldos que son bajos. Sectores como el de la informática que están manipulados (por ejemplo no se pagan las horas extras como norma, en muchas empresas).

    Todos tendremos problemas, porque la solución ahora parece imprimir y perdonar deuda pero en el largo plazo eso no parece que pueda hacer que la economía vuelva a ser lo que debe ser, y además los objetivos siguen siendo el crecimiento sin que importe nada más. Y el modelo ya se puede ver que no funciona.

    Y USA imprimiendo billetes, con unos niveles de deuda enormes… y la risk free rate es la de los bonos de USA, el "risk free asset" los bonos de USA…

  2. Chalsss

    Cuando se firma entrar en el Euro, se firman una serie de condiciones. Entre ellas, que se acepta una moneda bastante rígida, (manteniendo su objetivo de inflación sobre otras cosas) por lo que había que prepararse para ello.

    Los alemanes, estaban acostumbrados a una marco fuerte, y han pasado todas sus crisis sin grandes inflaciones. Lo han hecho teniendo que reformar sus leyes laborales entre otras, para mantener el paro bajo, y la deuda controlada, incluso en recesiones, sin tener que devaluar su moneda.

    Sin embargo, otros países, entre los que se encuentra España, tradicionalmente han intentado solucionar el problema del paro, y la falta de competitividad, devaluando la moneda, y tratando de mantener los salarios una vez la inflación se disparaba. Es una solución, que los medios plantean como obvia, pero con un montón de desventajas (sobre todo a medio y largo plazo) que no se suelen mencionar. Y aún devaluando, en España ha solido haber paro por encima del 20%, y déficits y problemas muy importantes, en cada crisis.

    El principal problema es que hay países que se han preparado bien para el Euro, y hay países que clarisimamente no han hecho los deberes. El principal responsable de la situación griega, es el estado griego. La responsabilidad que tienen los países que ahora mismo mejor están, dentro de la UE, es la de no haber impulsado normas más duras para los miembros del Euro. Los déficits demasiado grandes, (y/o las tasas de paro demasiado altas), la economía sumergida, la evasión fiscal, etc… deben estar castigadas por la UE. Los estados que quieran ser miembros, deben adaptar su legislación a lo que ser miembro del Euro exige, y estar dispuestos a aceptar la vigilancia de la UE, y fuertes castigos cuando incumplan lo acordado.

    Y con esto no quiero decir los alemanes sean unos santos, ni mucho menos. De hecho, ellos se saltaron las normas de déficit también en su día (aunq sin llegar en ningún momento a déficits escandalosos). Pero son ellos, (y otros países q también están bien), y no los países que ahora estan peor, los que tienen una legislación y unas prácticas, q les permiten pasar por crisis de forma sostenible, y sin que su población pase grandes calamidades.

  3. Gurús Mundi

    Es que la economía española nunca a sido tan boyante y saneada como los tipos bajos y la barra libre de crédito simulaban. Y cualquier comparación con la economía alemana o incluso la francesa, era errónea, a pesar de que Zapatero no hace tanto que aún reclamaba un lugar en el G8 y advertía a Francia de que nuestra economía ocuparía su lugar… Evidentemente todo fue un espejismo inmobiliario y de crédito. JMiguel, el risk free asset hace más de un año que para nosotros no es la deuda, ni siquiera la del Tesoro americano, ni tampoco el oro.

    Chalsss, totalmente de acuerdo en que la falta de rigor nos ha llevado a esta situación. Y esa falta es propia de la clase política. En el mundo moderno donde la Economía es la base de todo, los gobiernos deben dejar de ser políticos y dejar paso a economistas puros. O sea, lo que se ha bautizado como gobiernos tecnócratas, pero eso es motivo de otro artículo porque hay mucho tema ahí.

    Salud y €

Leave a Reply